Puto Xabarín

grazas_xabarin_by_loktarius-d4x25tb

Pode ser que sí, pode ser que non, pode ser que sexa, pode ser ou non… Esta é a historia de Carmiña vacaloura, a vacaloura máis xentil do lugar… Alexandro de Fisterra inventa o futbolín, inventa a tralla brava… Non todo é o que parece amigo…

Xabarín club nació en la TVG (telegaita para los amigos) un 18 de abril de 1994. En el mundo se decidía que cortar el pene a un marido no era delito en el caso de Lorena Bobbit, millones de cubanos buscaban la libertad en forma de balsa hacia los EEUU y se suicidaban 64 personas en Suiza pertenecientes la secta Orden del Templo del Sol. También nacía Justin Bieber, ¿quién sabe si la causa del anterior suicidio?…

Quizá ese año fue el último de inocencia para muchos de los niños que por aquel entonces coleccionaban cromos de (Son)Goku, veían El príncipe de Bel Air apurando los últimos minutos antes de volver a clase  y destrozaban las “hojas de olores” que las niñas coleccionaban por “vete tú a saber esas cosas de la moda”.

El icono

Y apareció él. Un cerdo, un “porco bravo” y se adueñó de millones de hogares  sin necesidad de emular  a esos insignes conquistadores galaicos como Franco, Fraga o Cañita Brava. Hoy vemos a Pikachu o a Pedro Sánchez en televisión y nos asusta como han cambiado las cosas. Crear un icono, una mascota, un símbolo, no es fácil. Que se lo digan al poco entrañable Izzy.

– ¿Te acuerdas de Atlanta 96? Dame argo pallo

Desde el punto de vista de las raíces, de la tierra, la elección de un jabalí, es poco menos que una genialidad, es algo  fantástico. Lo fácil hubiese sido llamarlo Vaca Club, Percebes club, Cormorán club(Yo hubiese firmado un Berberecho Club)… pero esta vez la lógica no se impuso. Se escogió a un cerdo, “un porco bravo”, un jabalí, un cerdo que era el mandamás de todos los demás gorrinos (insertar metáfora de poder actual).

Y comenzó como casi todas las cosas que tienen éxito y futuro en la vida: con sexo lascivo untándose pistacho honestidad y sin pretensiones. La fórmula no era nueva: un contenedor donde tenían cabida series infantiles y unos cuantos programas de producción propia (Vas Dado con Manolo Romón, O Doctor TNT con la oronda presencia de Carlos Portela y la siempre peculiar Silvia Superstar) para hablar y difundir la palabra de Xavarín.

¿Por qué triunfó?

La principal razón: no tratar a los niños como niños. Xavarín era honesto con ellos. Les podría haber dicho que invadiesen Portugal y lo habrían hecho (yo lo habría hecho). Sólo quería entretenerlos. Es como ese episodio de los Simpson donde Lisa se niega a hacerse mayor. Ese entrañable cerdo oscuro dibujaba toda una tarde, que luego se convirtió también en mañana y que luego fue a diario y que luego también los fines de semana y que luego se convirtió en una programación para ellos.

Series, pequeños espacios para ellos, videoclips. Todo en exclusiva para los más pequeños. Ahora enciendes la televisión (yo no tengo que soy pobre), pones Clan TV o Boing y ya tienes a los niños entretenidos. Series y más series para ellos. No hay espacios propios pero bueno, los niños han evolucionado desde la generación del 94.

Y te felicitaban por tu cumpleaños, ¿realmente quién hacía eso antes de llegar Facebook y Groupon? Yo siempre me levantaba temprano el día de mi aniversario, metía la cinta VHS mirando de no borrar la programación cultural de Tele Salnés los viernes noche, y luego me buscaba entre cientos de niños (puta natalidad galaica que nunca me he encontrado entre los millones de Xurxos y Uxias). Era un “detallazo”.

Las series

Dragón Ball, Doctor Slump, Mighty Max, El gran Sushi, Hattori el ninja y así hasta cienes. En palabras de Bern Schuster “no hase falta disir nada más”. Yo me crié con Doraemon y Novita. Disfrutaba con esos aparatos con funciones tan parecidas entre sí pero que daban para rellenar más de mil episodios. Amaba Dragon Ball y las innumerables cargas de fuerza antes de un gran ataque. Me enamoraba Mighty Max con su gorra de rapero y su propio Terminator llamado Norman, amén  del búho Virgilio (que no, que no era un puto pollo).

La producción propia

Songoku era la polla, Doraemon partía la pana, Arale era una diosa… Que sí, que sí, está claro pero… todo esto no hubiese sido lo mismo sin la estructura que daba la producción propia que impulsó nuestra querida “telegaita”.

Ahora ves a Dynamo en la tele y te quedas “ojiplático” pero antes no era así. Que te salga la voz seductora de Manolo Romón con unas manos aleatorias y te haga esto es una jodida “barbarité”.

Que nuestra versión galaica del gordo de Jurassic Park te ofrezca noticias sobre cómics y cosas propias del club tampoco era común. El doctor TNT Carlos Portela fue el primer “friki” de la “teuvega”. Luego ya despegarían Mon Santiso y Alfonso Hermida…

El gallego 

Que no te embauquen con Castelao, Vicente Risco Bouza Brey, la Xeración “Nos”… Xavarín club es la referencia cultural y audiovisual de los noventa. Ha hecho más por el gallego en su momento que la mayoría de sistemas educativos desde la Constitución. No se valió de sentimientos de pertenencia a un sitio, ni de hablar de la riqueza de la tierra ni de chorradas que no le importaban a los niños.

A esa edad te da absolutamente igual si la palabra sal es femenina o masculina, si Galicia, Galiza, Jalisia es un país o si un cerdo te adoctrina mientras comes un bocadillo de pan con chocolate blanco.El Xabarín hizo el gallego divertido. No era algo obligatorio para encontrar trabajo, no era clasista ni reivindicativo, simplemente era un idioma que vivía por sus propios medios. ¡Joder!, si molaba hablar gallego.

La mierda que vemos y vivimos hoy en día del gallego es obsceno, canalla. Utiliza sentimientos y los desvirtúa. Parece más un campo de concentración de nacionalistas del “postureo” que gente que realmente ama algo propio. El gallego es un privilegio, no una obligación. Xavarín lo sabía.

El descenso

Hay cosas generacionales. Los años setenta en el mundo dejaron al Nixon de Futurama, el petróleo y la música disco.Los ochenta tuvieron en España su Bola de Cristal, su movida y las hombreras de Madonna. Los noventa en Galicia fueron del Xabarín.

La vida es cuestión de ciclos. Para mí todo se terminó a comienzos del 2000. Se seguían haciendo videoclips, espacios propios pero no dejaban de ser Pokemon versión rubí y zafiro. No están mal pero… lo bueno se había realizado y muy bien antes.

El club sigue emitiéndose en los canales secundarios de la “telegaita”. incluso se llevó un sentido y merecido homenaje en los Mestre Mateo —esos Oscars patrios o quizás Globos de Oro o quizás Grammys o quizás un evento de Facebook— de 2013 pero no deja de ser un muerto viviente. Ya quisiera yo un Mestreo Mateo o que me invitasen a un evento en Facebook…

Vai sendo hora de ir para casa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s