Revisitar un concepto: Jurassic World

jurassic_world_raptor_study_by_raph04art-d8qr7rm

Iba yo sin ninguna pretensión a ver Jurassic World al cine. No soy un especial fan de la saga pero… lo cierto es que cada nuevo estreno de la franquicia es un evento marcado en el calendario cinéfilo. La primera es una película generacional, la segunda un intento incoloro e insípido por explotar la saga (lo siento Jeff Goldbum) y la tercera un encargo de Spielberg a Joe Johnston sin más ínfulas que las de resultar un producto entretenido (y además sale William H. Macy).

Hay una frase de Bryce Dallas Howard en esta nueva película que resume los 22 años que han pasado desde 1993 a 2015. “Los dinosaurios molaban hace 20 años, eran geniales, una novedad. Ahora se han convertido en elefantes que podemos ver en cualquier zoo. Tenemos que crear un nuevo dinosaurio cada cierto tiempo para que el parque resulte rentable”.

Es una película respetuosa con la saga. Chris Pratt no es Sam Neil, la citada Dallas Howard no es Laura Dern y Vincent D’Onofrio no es Jeff Goldbum pero lo cierto es que ninguno necesita serlo. El filme funciona como un ente propio y es en este sentido donde hay que destacar sus virtudes, que las tiene, y muchas.

No hay mejor ejemplo que el de los infantes. Los niños de la primera cinta destilaban ingenuidad y sorpresa. El chavalín más pequeño era un entusiasta de los dinosaurios hasta el punto de volver loco a Sam Neil y la niña tenía un brillo en los ojos ante el descubrimiento de cada nueva especie que era el reflejo del propio espectador en la pantalla. En cambio, ahora estos niños quieren otras cosas. El hermano mayor está más interesado en hacerse “selfies” con las chicas que visitan el parque que en contemplar millones de años de historia; al hermano pequeño le interesan los dinosaurios pero no cuela toda esa fachada de tener el cuarto decorado con ellos y saberse datos. Lo que de verdad le gusta es ver como unos y otros luchan y se comen entre sí.

¿Pero saben qué? Qué funciona. Estamos en 2015, lo que antes era “naif” y tenía ese tono mágico y avasallador en cuanto a imágenes de la marca Spielberg se ha convertido ahora en una dinámica película de acción. Ambos filmes son “blockbusters” de su época y respiran el tiempo en el que fueron filmadas.

La nueva película no puede hacer hincapié en lo que su predecesora hace 22 años. Ya sabemos el tema del mosquito que picaba a los dinosaurios, conocemos la duda moral de la creación de unas criaturas que no se pueden controlar y además, tenemos unas secuelas que aun no siendo malas sí resultaron bastante decepcionantes (sobre todo la segunda).

Jurassic World es una fantástica medida para ver el paso del tiempo. La gente que vimos esa película de niños y la visitamos ahora de adultos, tenemos un poco complejo de Rutger Hauer en

Blade Runner. Hemos visto cosas que vosotros no creeríais: Godzilla caminando por New York, Depredador luchando contra Alien e incluso una película que trata sobre un neumático enamorado de una dama francesa (Rubber).

Ver a un dinosaurio ahora mismo no tiene nada de especial pero el director del filme, Colin Trevorrow consigue que sí lo sea. Después del paso de todos estos años quizás el mayor triunfo que pueda proporcionarnos esta cinta es la de seguir interesando a todos aquellos que vimos Jurassic Park allá en los noventa y que como Homer Simpson nos flagelábamos porque “hay algo que nunca podremos tener, un dinosaurio”.

 

Anuncios

Un comentario en “Revisitar un concepto: Jurassic World

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s