Penúltimo capítulo del programa mitad Badoo mitad experimento sociológico. En teoría todo se resuelve la próxima semana. Si nos ponemos en lenguaje “seriéfilo” la impresión es que hay historias que merecerían una segunda o incluso tercerta remporada. Hay otras en cambio, que no se sabe ni como han llegado al octavo capítulo.

jose ramon

José Ramón y Alberto: Creo que ya tengo claro que José Ramón es el del tupé y Alberto digamos el de las orejas. Se dice que una buena película no hay director que la estropee y una mala película no hay director que la haga buena.

¿A qué me refiero con esto? Cuando estudiaba cine tenía un profesor bastante odioso que decía que hay situaciones en la vida en las que “hay cine”. Una pelea, una declaración, una mirada, un silencio…  Dejando de lado todo el tema sentimental y de afinidad lo cierto es que… tienen cine.

¿Quereis pruebas? Fijaos en la tipología de planos de las citas de todas las parejas. En la mayoría predomina la cámara en mano y los planos videocliperos de unos segundos a lo Tony Scott. Mirad la última cena de José Ramón y Alberto. Hay una composición, un trabajo detrás.

¿Por qué? Porque la historia da para ello. El equipo que los filma lo sabe. En la cita aparecen separados por una columna al fondo de la mesa. El horizonte, en este caso del restaurante no aparece difuminado ni pegado a ellos. Muestra distancia, lejanía. Recurre a lo que Sofía Coppola proponía en Lost in Traslation. Dos personas de diferentes mundos, perdidos pero que se encuentran entre sí.

Y sí, odio con toda mi bilis esa película pero… aquí me genera empatía.

Una última cosa. Hay un momento en que viene Marían Frías a verlos y les hace la típica prueba de querer verse los móviles. Ambos rechazan la oportunidad. Es el contrapunto al alargamiento innecesario de Andrea y Bernardo. Lo que allí parecía una mera treta para hacer más programas aquí resulta verdadero.

titaco

Tito y Cristina: La estructura narrativa de Doraemon-House (pico piedra, me rechaza, sigo picando piedra a lo Minecraft, me dice que no de malas maneras, pongo carita de gatito de Internet, ella se enternezco, parece que voy a follar pero que va, que va… ) no ha cambiado un ápice en estos ocho programas. La razón por la que Tito bebe los vientos por Cristina es la misma que hace que no se vislumbre un futuro entre ambos: el sexo.

Hay gente para la que el sexo no es primordial. I want to believe. Para ella es lo menos importante y para él justo lo contrario. Acostumbrado a mojar el churrín embutido en esos boxers de Iron Man le hace gracia que una tía no quiera acostarse con él. Cristina tiene la misma simpatía por tener a alguien a pan y agua. Para su mente es como una muestra de que si aguanta sin eso es porque de verdad la quiere.

Tan enfermizo y maligno es una cosa como la otra. Sin embargo, estamos en 2016 y poniéndonos en la piel de Homer Simpson nos inventaremos la estadística de que “el 75% de las parejas funcionan así”

El amor moderno, esa gran mentira…

pedraco

Mónica y Pedro: Si yo fuese Pedro me cubriría las espaldas y pediría una orden de alejamiento de Mónica. 6000 km estaría bien. También miraría debajo de todas las mesas de casa por si hay algún micro. No es descartable que Mónica contrate una actriz que haga enamorar a Pedro para luego dejarlo y que caiga rendida a sus brazos.

La frase “Hay mucha gente en España que quiere conocerme” suena a legendaria y a texto de camisetas nerd. Si hay una enseñanza que nos da esta edición es que las copas de champán, altas o no, son un excelente arma arrojadiza. Pedro lo ha aprendido.

sabrina

Jonathan y Sabrina: Las redes sociales y el off the record nos han estropeado un poco esta historia. Lo que debería ser una realidad artificial bonita nos ha llevado a una realidad de juguete roto. Por lo que se dice, se comenta… el reality le ha jodido la vida a Jonathan.

Parece que terminarán juntos pero que poco después habrá una serie de problemas que llevarán a Sabrina apoderarse de la casa de Jonathan y tener historias de juzgados.

Ha perdido la gracia. Es como ver El sexto sentido sabiendo que Bruce Willis está muerto. Conocer los pormenores de un reality una vez fuera de él le quita todo encanto posible.

Es como la historia de Risto Mejide con Virginia en Operación Triunfo. En ese momento y contexto determinados fue algo realmente bonito e inolvidable. El saber que una vez fuera él se convirtiese en su manager, le compusiese canciones y que todo se terminase (posiblemente de una manera gélida) no aporta nada.

El fútbol tiene la mejor definición para esto: lo que sucede en el cesped se queda en el cesped.

Lo que sucede en un reality…

 

Anuncios

4 comentarios en “Casados a primera vista. Capítulo 8: Toda España quiere conocerme

  1. me declaro fan de ti, aunque con tu punto de vista sobre la lejania y demas, tengo que reconocer que me has dejado un poco tocao, bueno tu reflexion y todo en general, hoy a sido un dia tonto, hace unos meses los lunes miraba la tele avergonzado, y pensaba,, yo,, carne de reality, ¿?pero con el tiempo me miro y no soy karne, mas bien corazon de reality,, a fin de cuentas, con camaras o sin ellas, esto acaba siendo tan real, como tu lo sientas. al final no salio lo de los disfrazes ajajjaja no doy una, ya no puedo spoilearte nadaaa, un lunes mas,, y nos vamos, un saludoo.

    Me gusta

    1. Tienes que spoilear cosas una vez pasado el lunes. No digo trapos sucios pero si cosas de fuera de cámara. En plan cómo se rodaban las escenas, repetición, guiones… y todo el proceso de montar las citas.

      Para mí, si hay un triunfador este año, como el año pasado lo fue Laurent, sois tanto tú como Alberto. Habéis sido un poco “anti reality” porque la naturalidad ha sobrepasado a las grabaciones y ese es el éxito. Eso que se comenta tanto en Gran Hermano, que los sentimientos se magnifican.

      Bueno, una vez acabado el lunes, espero carne, carne fresca…

      Me gusta

  2. Hei!Me encanta!Esperaba que pusieras mas cosas sobre Monica y Pedro ya que anoche nos dejó flipando a los dos jaja.La verdad es que tienes un don para esto y siempre lo he dicho.Me encanta leer todo lo que escribes porque se nota que va mas allá de un simple texto.Un besoo

    Me gusta

    1. A ver si Mónica nos da más juego este lunes. Una vez fuera confío en un pequeño programa de espías en el que ella esté al frente. Sería eso o algo relacionado con el protocolo. En plan, “Prepara tu cena especial con Mónica”

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s