Casados a primera vista. Capítulo 4: La rendición de Bernardo

Casados a primera vista. Capítulo 4: La rendición de Bernardo

El Badoo más televisivo sigue sumando grandes momentos, y yo que me alegro. De los capítulos vistos quizás este sea el que mejores momentos ha dado. Una piedra, una lista secreta de presentes, pasados y futuros coitos, Bernardo picando piedra en Minecraft…

Bernardo y Andrea

bernardito

El comportamiento de Bernardo empieza a recordar a esas aventuras gráficas tipo Maniac Mansion o Monkey Island donde encontrabas un objeto: llave, esponja, botón… e intentabas usarlo con todo tipo de cosas: puertas, lámparas, centauros…

El asturiano debería dejar de intentar encajar ese objeto y actualizarse al 2016. Es decir, mirar un gameplay y pasar de ella. Debería intentar granjearse una imagen que le permita ser conocido y conseguir el amor mediante una campaña televisiva para atraer a otras mujeres, no con ella.

“Tú eres mi vocabulario y yo soy tus ojos” puede rivalizar con “Tú me completas” o “Tú eres mi única razón para seguir vivo”. Bernardo es mucho más que ella. No sólo por las referencias cinéfilas a Pretty Woman, King Kong si no porque se le intuye un fondo mucho más culto de lo que su físico puede dejar entrever. Ella aparte de quejarse y hablar de hurones no ha demostrado mucho más. Bueno, sí, se ha convertido en la villana oficial de esta edición.

Pedro y Mónica

monicota

Mónica, no es amor, lo que tu sientes se llama obsesión. Vayamos al meollo de la cuestión. Si vas a un reality no dejes una lista debajo del portátil con nombres de mujeres. No taches nombres, pon alguno de tío para despistar. Llama a tu madre para que rompa la lista antes de que llegue Mónica. Cúbrete las espaldas.

No estamos hablando de alguien normal, lo hacemos de la Mónica Geller galaica. Si hay una revista porno la encontrará, si hay algún CD “Especial Brasileñas” de los que regalaba Interviú a principios de los 90, lo encontrará. Si hay manchas de semen en las sábanas, obtendrá una linterna y sí, dalo por hecho, las encontrará.

Cuando una mujer dice “Yo soy el tipo de mujer que le gustaría a cualquier hombre” demuestra una falsa confianza que la hace vulnerable. Mónica tiene un absoluto convencimiento de que puede adiestrar a Pedro a lo César Millán. No ve una relación como algo mágico ni atemporal, lo ve como un tablero de juego de mesa. Has hecho algo bien pues te doy un besito, me muestras tus sentimientos, pues te doy sexo de calidad. La estrategia en el amor nunca ha dado un gran resultado.

Alberto y José Ramón

maricones.jpg

Por cuestiones que se escapan al cosmos Alberto tiene una gran opinión sobre sí mismo. Física y cultural. Necesita sentirse el más poderoso de la relación y lo consigue. El incidente de la cena donde insinúa los orígenes mordorianos de José Ramón demuestra que no domina el concepto de inteligencia emocional. Sin embargo, sabe moverse. Al menos para pedir perdón. Sabe que le gusta a José Ramón y lo aprovecha. Conoce la tecla o combinación de comandos para arreglar cualquier metedura de pata que cometa. Esto en una relación puede dar tiempo pero algún día terminará la prórroga y habrá penaltis. Se terminará…

Tito y Cristina

sosacos

Hasta que no se demuestre lo contrario ha sido la parte más floja del casting. Me atrevo a decir que si escoges a dos personas en Tinder de manera aleatoria consigues dos personalidades con más chicha.

El intento de copia latina a lo Alexia no ha funcionado demasiado. Es necesario algún elemento secundario que dé chicha al asunto. ¿Puede ser la hermana de Tito? Podría serlo… si se enrolla con ella.

Jonathan y Sabrina

johnny.jpg

Flota en el ambiente el síndrome “Kike-Verónica Teja”. Las cosas van demasiado bien para que sean ciertas. La diferencia es que ambos parecen buena gente.

Si al final deciden seguir con su matrimonio, el equipo de psicólogos, coach, videntes y churreros del programa se apuntarán un tanto a favor que podría garantizar una tercera edición. No olvidemos que esto es un reality, es un espectáculo televisivo, artificial pero… debe tener un elemento de credibilidad. Me da igual que sea un 0,1% pero debe tenerlo.

Conclusiones:

Bernardo debe seguir picando piedra cual Minecraft para placer de los espectadores.

Tito y Cristina deben abandonar el programa para convertirse en tronistas.

Alberto y José Ramón no sé lo que deben hacer. Quizás fornicar menos. Bueno, mejor que José Ramón se lleve a Alberto a una de estas cosas de zombies y demás. Puede proporcionarnos un gran momento televisivo.

Mónica debe revisar cada día los pantalones de Pedro para evitar que el madrileño acuda menos de lo debido a las varias pensiones Loli que parece frecuentar.

Jonathan y Sabrina deben tener algún conflicto. Lo visto en el avance del próximo programa del perchero de la ropa… es tan condenadamente absurdo que puede funcionar.

 

 

Anuncios

Casados a primera vista. Capítulo 3: “Pedro, pon las luces”

Casados a primera vista. Capítulo 3: “Pedro, pon las luces”

jonathan

Avanza la segunda edición mitad Badoo-mitad experimento sociológico, que diría la Milá. El amor de Jonathan y Sabrina se ha puesto en peligro por el malvado villano Mr Aceituno. La pareja, que si bien por separado son carne de Mujeres, Hombres y Viceversa, juntos encajan como un guante de seda forjado en hierro.

Seguir leyendo “Casados a primera vista. Capítulo 3: “Pedro, pon las luces””

Birdman es pedante pero se lo puede permitir

Birdman es pedante pero se lo puede permitir

Hagamos un “previously”: En anteriores películas de Iñárritu como Babel o 21 gramos habíamos visto un buen director, un creador de atmósferas fotográficas y compositor de planos (ayudado por Arriaga) de un nivel superior a la media. Alguien con mano para sacar buenas actuaciones (sobre todo de actores TOP) que no grandiosas. Sin embargo, el tema social o el de la profundidad en los personajes resultaba más que dudoso.

Seguir leyendo “Birdman es pedante pero se lo puede permitir”

Casados a primera vista y el poder de los secundarios

Partiendo de que todo reality se reconoce como tal, el estreno de la segunda temporada de Casados a primera vista se ha visto más convencido de su vena de espectáculo que la de Cupido.

segunda-temporada-Casados-primera-Antena_TINIMA20160110_0075_5.jpg

Hay que admitir una cosa: sacar un programa que tiene cierta clase (no sabría decir cual) de  3 mentes todopoderosas expertas en psicología, sexología y motivación personal es como beber Aquarius después de un Red Bull: podría haber provocado una úlcera de estómago y sin embargo ahí sigue… caminando.

Antena 3 ha promocionado de pena tanto esta como la primera edición. Un genuino reality que podría haber alcanzado un estatus de esa palabra que tanto abusan los youtubers, épico. Sin embargo se ha quedado en lo que Piqué viene diciendo como un programa de “maravillosas minorías”.

Vayamos al cacao “maravillao” con lo visto en el primer programa:

monica ceide

Mónica Ceide, gallega. Esto ya por sí sólo es definitorio… Lleva pensando en casarse desde que Rosalía de Castro chateaba con tíos de Muros en el Irc Hispano. Es posible que como bien dicen en Twitter si un maniquí del Corte Inglés le pidiese matrimonio aceptase sin pensárselo. Aparenta muchos menos años de los 47 que luce esta experta en protocolo.

Quizás el hablar con los perros a lo César Millán y ese “instinto bodil” a lo Fran Fine buscando a Maxwell Sheffield le haga perder puntos pero parece una tía muy por encima de este programa. Pero claro, quién ha entrado en Badoo, Meetic o ha puesto de nick heteroentero19 en el chat de Terra sabe que estas cosas de buscar el amor… cuando te emperras acabas por ver tu pareja ideal en cualquier persona que te sonríe.

pedro roviera.jpg

Pedro Rovira, putero. Bueno, él dice que es arquitecto pero viendo el grado de fuera de órbita de sus ojos al mirar a Alexia… lo retrotrae al puticlub más glamuroso que el dinero pueda alcanzar. No tiene pinta de buscar matrimonio. Posee dinero, buena percha (mezcla de Pedro Sánchez y Zapatero) pero tiene un enorme aire de pasotismo. Creerse “el soltero de oro” como no se cansa de repetir tampoco le hace ganar empatía.

Hablemos ahora de Alexia, ese extraño elemento que sin duda, ha sido perpetrado por Pedro, 100 cirujanos, 83 futbolistas y 57cantantes… Es sin duda lo mejor del reality. Este año se han mejorado los secundarios. Ya no son simples títeres como la la amiga gordita de Salva, la madre de Toñi o los amigos belgas neutros de Laurent. Esta temporada el casting se ha ampliado y ha terminado por descubrir secundarios como Alexia o la madre de Jonathan, que son unos chupaplanos de los que carecía la edición de 2015.

En ellos es posible que esté el éxito de esta segunda experiencia de Casados a primera vista.

alexia.jpg

Conclusión: Alexia va a conseguir bolos por doquier y puede que la participación en algún que otro reality. Mónica volverá a Badoo y en consecuencia a Lugo. Pedro por su parte acudirá de nuevo al dinero para paliar el romanticismo.

segunda

 

Mañana o algún día de 2016 la segunda pareja formada por Jonathan y Sabrina, la cual es posible que no vuelva a “Charrolandia” después de sus medidas apreciaciones sobre la ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pixar lo ha logrado: Del revés

bing bong

El estudio de John Lasseter ha cambiado para siempre la manera de ver la animación. Con Del revés ha alcanzado un techo que quizás sólo pueda traspasar adoptando un punto de amargura final, lo cual es más que probable consigan en una futura película. De momento y no es poco, puede tutear a lo que un día fue Walt Disney para la industria del cine y lo que significó para millones de niños.

Comparemos ambos enfoques: en el universo de Walt Disney la princesa siempre terminaba con el príncipe y eran felices y comían perdices mientras cientos de lacayos generosos compartían su amor edulcorado. Pixar lo hace diferente, es posible que el chico y la chica terminen juntos, pero lo harán en un piso de 20 metros cuadrados, pagando cada uno la mitad de los 350 euros que Remo, su jovial pero “borrachuzo” casero, les cobra cada mes.

Del revés es la película más redonda que ha hecho el estudio Pixar. Su director, Pete Docter consigue aunar lo mejor de sus anteriores películas Monstruos, S.A. y Up. Pule la trama demasiada infantil en el caso de la primera e impregna todo el largometraje de ritmo y emoción, cosa que no pasaba en Up, donde el filme va de más a menos (a pesar de tener posiblemente una de las mejores secuencias sin diálogo en la historia del cine)

El filme consigue lo que no hicieran las últimas películas de Lasseter, tener un guión donde todo está calculado hasta el final. Todo lo que se siembra, se recoge. No hay nada dejado al azar. Incluso esos momentos de secundarios graciosos para contentar al público infantil se reservan para después de los créditos. No hay nada aleatorio ni de relleno, cada minuto de los 94 que componen la película tiene un sentido, una intención.

El mensaje que se da con Alegría y Tristeza al mando de la pequeña Riley es brillante. No puede existir la una sin la otra. La alegría es el prolegómeno de la tristeza y viceversa. Una de las cosas mejor resueltas en la película es darse cuenta de las cosas al mismo tiempo que los personajes. No hay ventajas para el espectador ni para las personas tras la pantalla de cine.

Tiene uno de los mejores personajes secundarios de los últimos tiempos, y no hablo sólo de cine de animación. Bing Bong, ese amigo imaginario con aspecto de elefante mezclado con delfín y mapache se come literalmente la pantalla. Es un hilo conductor que habla directamente de nuestro subconsciente en la infancia, de cómo olvidamos y cómo recordamos, de cómo debemos dejar ir algunas cosas para conseguir otras.

Disney te daba la posibilidad de tenerlo todo. Pixar te pide que ajustes tus expectativas, te dice “sueña, pero recuerda que estás despierto”. Lasseter cree en los sueños como se demostró en Monstruos, S.A. pero no piensa que lleguen solos por ciencia infusa, cree en el trabajo y en la constancia. Hay hadas y personajes misteriosos que te ayudan a llegar a una puerta, pero eres tú el que decide o no cruzarla.

Hay multitud de referencias a otras películas: la ternura del creador frente a su creación de El show de Truman, las capas de “cebolla” de Origen, las disputas por el control de las emociones de la serie La cabeza de Herman o esos viajes por el interior de una persona de El chip prodigioso

La banda sonora de Michael Giacchino que en una película con actores reales podría pasar por “pastelosa” aquí resulta magnífica, no acentúa ni subraya, acompaña, como los secundarios de la película.

Pixar está a otro nivel, han conseguido que las salas de cine se llenen de gente adulta más que de niños y con esta Del revés han encontrado a su Ciudadano Kane particular. Un filme donde pivotar el futuro de la compañía y en consecuencia el porvenir de la animación para los próximos años. La diferencia entre cine real y de animación es inapreciable.